Arte: resistencia, memoria; acción política. En Mictlán Rebelde

68497d6cb194485d2759fde9466457b7_L

Tomado de :  otrasvoces.lunasexta.org

Arte: resistencia, memoria; acción política.

En Mictlán Rebelde, no morirá la flor de la rebeldía…

 

Por trabajar nos matan, por vivir nos matan. No hay lugar para nosotros en el mundo del poder. Por luchar nos matarán, pero así nos haremos un mundo donde nos quepamos todos y todos nos vivamos sin muerte en la palabra. Nos quieren quitar la tierra para que ya no tenga suelo nuestro paso. Nos quieren quitar la historia para que en el olvido se muera nuestra palabra. No nos quieren indios. Muertos nos quieren.

Para el poderoso nuestro silencio fue su deseo. Callando nos moríamos, sin palabra no existíamos. Luchamos para hablar contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Luchamos por el miedo a morir la muerte del olvido.

(Cuarta Declaración de La Selva Lacandona, Fragmento)

Este año, por novena edición consecutiva, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona tomaron la explanada del palacio de Bellas Artes para llevar a cabo un programa político cultural con un objetivo que ha sido invariable a través de  este tiempo: honrar a nuestros muertos, los que han caído por la represión del Estado, los que fueron perseguidos, desprestigiados y asesinados con la saña que a los que detentan el poder les despierta la necia rebeldía, la necia protesta, esta necia dignidad que vive aún después de todas esas muertes.

Durante la jornada se cuenta con distintos espacios donde además de las diversas ofrendas entre las cuales este años encontramos la denuncia de los asesinatos de Alexis Benhumea, el compañero Galeano, Deni Prieto y este año el maestro Kuy Kendall caído a raíz del ataque de un granadero durante la protesta por la toma del poder de Enrique Peña; se cuenta también con un espacio de ventas donde compañeros solidarios, entre ellxs triquis y mazahuas ofrecen artesanías y productos diversos, oportunidad importante para ellxs ya que debido a las “reestructuraciones” del GDF han sido despojados de su principal fuente de empleo-ingresos, pues aunque estos integrantes de  comunidades indígenas llevaban años dedicándose a la venta de su trabajo en distintas zonas del Distrito Federal, entre ellas Bellas Artes y el Zócalo las nuevas disposiciones les impiden poder llevar a cabo su actividad económica pues de contrariar el reordenamiento comercial en el Distrito Federal ( en donde intervienen cuestiones como la imagen que se quiere proyectar a extranjeros, sin pobres, indígenas etc)  corren riesgo de encarcelamiento. Estxs compañerxs  actualmente siguen buscando solución y justicia ante este despojo, sin embargo se encuentran bajo una persecución  y discriminación constantes por parte de las autoridades tanto delegacionales como del GDF.

Por otro lado se monta una carpa en la cual durante toda la jornada se llevan  a cabo representaciones teatrales, interpretaciones musicales de diversos géneros, performance y denuncias políticas. En el resto de la explanada se montan las ofrendas elaboradas por distintos colectivos e individuos que tienen como base la denuncia de los crímenes por los que se han perdido miles de vidas y donde el Estado es el principal responsable.

Una de las principales características de este acto político de denuncia y resistencia a lo largo de todos estos años es el despliegue del arte con sentido político, en las propias ofrendas encontramos no solo la memoria de las tradiciones pre coloniales, sino reapropiaciones y reinterpretaciones de éstas, con viejas y nuevas técnicas, formas, materiales, etc. En la parte musical y teatral, además de la variedad de sonidos y estilos, encontramos en común que la inspiración llega desde el repudio a la injusticia y estás aspiraciones de construir mundos más humanos, sensibles y justos.

Y entonces ¿porque pensamos que el arte es lejano al compromiso político? ¿Por qué nos dicen que el arte se aprecia desde lugares exclusivos,- solo bajo miradas “conocedoras”, esas a las que les llaman  “cultas”,- como si el resto de nosotrxs no tuviéramos cultura?

Esas preguntas van respondiéndose en lugares como el Mictlán Rebelde, pues vemos que corresponden a las estrategias de represión política, ¿Cómo? Permitiendo únicamente la producción y reproducción de miradas del mundo “estéticas” y discursos excluyentes, que aunque corresponden a una parte de lo que identificamos como componente de nuestra humanidad: pasiones, deseos y nuestras formas de expresarlos, son seleccionadas con el fin de dejar de lado todo lo incomodo que estas emociones desprenden ya sea contra las imposiciones sociales así como contra el Estado y todas las injusticias que surgen de este modelo que requiere de la desigualdad social y de la ejecución de todos estos crímenes que se llevan a cabo día a día.

Durante el evento Eva Palma, integrante del Colectivo “La Otra Cultura”, nos dice:

El arte debe estar comprometido con el pueblo, porque es la manifestación más profunda del ser humano y lo vemos desde que somos niños, nos queda marcado de por vida, si nosotros le aunamos una concientización política, tiene un doble efecto. Entonces es fundamental que el arte se comprometa con la vida política de un país.

Por su parte Gustavo Chávez Pavón, muralista quien en este año del Mictlán elaboró un tapiz colectivo, nos comparte que una de las características del trabajo realizado tiene que ver con la socialización de la experiencia estética a partir del trabajo colectivo y con ello la creación de pertenencia y apropiación del producto artístico, que no tiene un fin en sí mismo, sino una función política.

Gustavo expresa que el Mictlán Rebelde “tiene que ver con la visión cósmica de nuestros pueblos, es una creación viva en favor de la vida.”

Es por esto que en este Mictlán Rebelde, inframundo simbólico donde los muertos viven exigiendo justicia, también hubo un espacio para hacer resonar la pregunta: ¿Dónde están? Los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, compañeros nuestros todos de vida y de lucha. Esta pregunta se repitió durante el evento, pero además a través del canto de un grupo de jóvenes que a través de su formación vocal y junto a un performance nombraron a cada uno de los desaparecidos, exigiendo su presentación con vida frente a la puerta principal del palacio de Bellas Artes.

Es así que luego del llamado del EZLN en 2006 para honrar a nuestros muertos, una vez más colectivos y adherentes con todo tipo de vicisitudes y contratiempos se reapropiaron de la explanada de Bellas Artes. Con una lista mayor de muertos, perseguidos con más injusticias y crímenes repudiables que nombrar, pero con el ánimo de seguir levantando la voz para que las historias se conozcan, la memoria siga viva y más gente se sume a la exigencia de justicia y libertad.

Fuente:

http://otrasvoces.lunasexta.org/index.php/cobertura/arte-y-cultura/item/351

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s